mariposa

Hace años, Petra, una comadrona con una larga experiencia con la que solía trabajar, me contó lo que ella recomendaba cuando un bebé estaba mal colocado. Decía a la madre que se acostara y se relajara mientras acariciaba su vientre en círculos, como indicando al bebé el camino que debía recorrer para adoptar la posición más adecuada para un nacimiento libre de dificultades. ¡El porcentaje de éxito era muy elevado! ¿A qué se debía?

pasted-image-0-2
Si pensamos en los motivos físicos que pueden provocar una mala posición del bebé podemos pensar en cosas inamovibles o en causas que la madre tiene oportunidad de modificar.

Como razones inamovibles podemos encontrarnos con un cordón umbilical demasiado corto que limite la movilidad del bebé. Y dentro de los aspectos que la madre puede modificar está la tensión uterina.

 

Un útero relajado favorece la buena colocación del bebé

Un útero tenso limita la movilidad del bebé. Y si la musculatura está rígida en unas zonas y blanda en otras puede provocar una posición determinada del bebé, que buscará la mejor posición dentro de las posibilidades que el espacio, el útero, le ofrezca.

De modo que eliminar las tensiones del útero es una vía efectiva. Un útero relajado favorecerá que el bebé tenga suficiente libertad de movimiento para que, guiado por su inteligencia corporal, encuentre la posición más adecuada para un nacimiento sin dificultades.

¿Cómo podemos eliminar las tensiones del útero?

Es muy probable que el método de Petra indujera a la mujer a un estado en el que su musculatura profunda, y con ella las vísceras, se relajaran profundamente. Desde la práctica corporal hay tipos de movimiento que favorecen una mayor relajación de la musculatura profunda y apertura de la dimensión visceral que otras:

– Las torsiones;
– el movimiento realizado a través del peso;
– y el foco de atención en la dimensión visceral y el movimiento de los fluidos corporales.

Te recomiendo iniciar con este ejercicio de toma de contacto con el útero (http://www.happyyoga.com/yoga-embarazadas-barcelona/ejercicios-para-embarazadas/embarazo/ejercicios-embarazo/page/3/)

Y continuar con la torsión para la pelvis (http://www.happyyoga.com/yoga-embarazadas-barcelona/ejercicios-para-embarazadas/embarazo/ejercicios-embarazo/ )

¡Contáctanos si tienes cualquier duda o si quieres compartir tu experincia con nosotros!

Tere Puig
Directora del Programa de Yoga para el Embarazo y en Familia
www.nacercrecer.com

pasted-image-0

Las sesiones de yoga para mujeres embarazadas durante noviembre y diciembre están dedicados al enraizamiento. Continuamos con el trabajo que iniciamos en septiembre -el desarrollo de la percepción interna para cultivar el contacto, contigo y con el bebé- y avanzamos para contactar con nuestra capacidad sentirnos seguras, de contactar con la inteligencia corporal que nos guía para el buen desarrollo de la gestación y para disfrutar del cambio que sucede en nuestro espacio interno.

¿Cómo lo haremos?

– Exploraremos la sensación de solidez en el movimiento y la postura;
– tomaremos conciencia de nuestros huesos y su importancia;
despertaremos y cuidaremos de nuestros pies y piernas;
descubriremos cómo la respiración cuida, nutre y mantiene la salud de nuestros tejidos.

En este artículo descubrirás cómo enfocamos la práctica respiratoria La respiración consciente: beneficios durante el embarazo y el parto

GetAttachment

Durante los meses de septiembre y octubre, en las sesiones de yoga y embarazo, vamos a centrarnos en desarrollar nuestra percepción -interna para cultivar el contacto, contigo y con el bebé.

  • -Trabajaremos para crear un espacio para una nueva vida necesita de suavidad y flexibilidad;
  • -Exploraremos la fluidez en el movimiento;
  • -Tomaremos conciencia del útero;
  • sentiremos la presencia del bebé;
  • -Y trabajaremos en profundidad el suelo pélvico.
Por ello, el ejercicio de las torsiones estará muy presente en las sesiones. Este es el primer movimiento que hace el bebé al nacer, girando la cabeza hacia el pecho de la madre, y el predominante durante los primeros meses. Asociadas a este movimiento están las cualidades psicológicas que desarrollamos en esta etapa: la confianza, la sensación de unión y la empatía con el otro. Todo ello favorecerá que las sesiones sean el espacio de presencia y contacto con el bebé que estamos buscando.
Si te interesa saber más sobre el efecto psicológico de las torsiones, te recomendamos este artículo de J. Tolja, Anatomía experiencial para practicantes de yogahttp://www.bodythinking.com/es/Capitoli/Educazione/anatomiaexperiencial.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies