mariposa

preguntas frecuentes

¿Cuándo puedo empezar a practicar?

Se puede iniciar la práctica en cualquier memento siempre que se tenga el acompañamiento adecuado. El primer trimestre es el más delicado, por lo que si se inicia la práctica antes del cuarto mes, es indispensabe solicitar una entrevista personal con el profesor para conocer qué prácticas son las más adecuadas para los primeros tiempos de embarazo y así poder adaptar la práctica con total confianza.

El desarrollo de la conciencia respirtoria, el cultivo de la capacidad de percepción, la meditación y la relajación son absolutamente beneficiosas desde el primer moemento y, ademàs, una base sólida y necesaria para una posterior práctica más avanzada.

 

Nunca he practicado yoga, ¿hay algún inconveniente?

No. La profesora te guiará para que poco a poco conozcas la técnica. Es importante que preguntes todas las dudas que te puedan surgir y que incorpores a tu vida cotidiana algunas de las prácticas que aprenderás en clase, de esta forma aprovecharás mejor las sesiones semanales.

 

¿Aprenderé qué tipo de respiración tengo que hacer durante el parto?

No recomendamos ninguna respiración específica. En el parto te vuelves absolutamente intuitiva, probablemente no recuerdes las instrucciones que te hayan dado para el momento del parto. Practicando yoga aprenderás a respirar conscientemente, conectarás con tu cuerpo y con el instinto que hay en ti. De esta forma podrás permitir que todo tu instinto y la sabiduría que hay en ti aflore. Mientras estés pariendo tu cuerpo respirará de la forma más adecuada para ti y para el bebé en cada instante.

 

¿Por qué no puedo venir a las sesiones con el bebé antes de la cuarentena?

Para no sobrecargar ni al bebé, ni a ti misma, de estímulos. Una llegada al mundo sin prisas favorece a que el bebé esté tranquilo y la mamá también. Para el bebé hay infinidad de sensaciones nuevas por descubrir, experimentar y comprender: la temperatura, la luz, el hambre… Si la cantidad de sensaciones que recibe es superior a lo que puede asimilar entrará en estado de estrés. Cuanto mayor se haga más capacidad irá desarrollando para recibir nuevos estímulos, pero es importante que vayamos regulando su exposición a ellos.
De cualquier modo, entendemos y comprendemos, perfecta y profundamente, la necesidad de muchas mujeres de compartir experiencias, tiempo y espacio, durante estos primeros tiempos con otras mujeres. Si es tu caso solicita una entrevista para que podamos orientarte sobre cómo enfocar vuestra asistencia a clases sin que esto generes un estrés para ti o para el bebé.

 

¿Qué hago cuando el bebé llora en clase?

Primero no pensar que puedes molestar a alguien y disponerte a acompañarle en lo que sea que le esté sucediendo. Toma una respiración larga y profunda, observa al bebé y piensa cuál puede ser el motivo del llanto. Si es por hambre, o por que hay que cambiarle el pañal ¡adelante! Si es por que quiere estar en tus brazos ¡adelante! Si no sabes por qué es sigue respirando, obsevando y busca un lugar de intimidad, dentro o fuera de la clase, y acompáñalo igual que harías en casa.

Después de acompañar al bebé en una crisis de llanto, tómate unos minutos para ti. Relájate, medita y deja que salgan todas las emociones que la experiencia ha despertado en ti. No dudes en buscar el apoyo y sostén que puedas necesitar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies